Make your own free website on Tripod.com

Primera fecha: comienzo con mal pie en la copa

Uruguay no supo cómo empatar

Los celestes jugaron un buen partido, con el mérito enorme de haber manejado la pelota en buena parte del cotejo ante especialistas como los colombianos, pero fallaron en la concreción

por Marcelo Decaux enviado a Paraguay (El Observador)

El sabor que deja esta derrota ante Colombia es raro. Porque Uruguay tuvo presencia, se hizo de la pelota e intentó ser protagonista ante un rival que no fue superior y sin embargo perdió.

La selección nacional cayó en el debut con todo lo que eso significa. Siempre es importante empezar bien, por lo menos en el resultado.

Uruguay mostró claroscuros, cortocircuitos. Por momentos tuvo dinámica y por otros careció de sorpresa, fue un equipo anunciado.

Y la sensación que le queda al periodista es que Colombia ganó porque empezó mejor el encuentro y aprovechó la oportunidad que tuvo ante un muy flojo comienzo de la zaga central celeste. Decididamente lento Diego López, extrañamente impreciso Alejandro Lembo. Por allí se perdió el partido.

Una de las carencias principales de los celestes fue partirse en la cancha. Entre las tres líneas del conjunto había mucho espacio. Y eso se paga caro cuando se habla de fútbol.

Colombia aprovechó en el primer tiempo esa ventaja, jugó a su manera (de contragolpe) y creó peligro. Uruguay mostraba tímidamente lo que hacía Pilipauskas para llegar con criterio en ataque y las ganas, la fuerza y el fútbol de Marcelo Zalayeta, el gran solitario de la noche asunceña.

Pero a los dirigidos por Púa les costaba hacerse de la pelota. En ese primer tiempo Colombia fue Colombia: dueño de la pelota, manejando los hilos del partido y complicando a los celestes en la media cancha. Así llegó a la apertura, mediante gol conquistado por Víctor Bonilla, luego que Córdoba le bajara un gran balón de cabeza en el área.

Una luz que no fue

En el complemento Uruguay fue el protagonista. Se adueñó de la pelota nada menos que ante un rival como Colombia, que siempre la maneja, pero careció de llegada clara. Magallanes comenzó a jugar en su estilo, mostró un par de jugadas interesantes e inclusive estuvo a punto de anotar el empate, ese que debió llegar cuando Callejas primero y Zalayeta después se lo perdieron.

La expulsión de Diego López terminó por complicar el encuentro. Hasta allí los celestes contaban con el aire necesario, pero desde entonces fueron todo corazón y menos fútbol.

Uruguay intentó por todos los medios llegar al arco de Calero y lo hizo, pero en forma desordenada. El equipo volvió a partirse y se desordenó y cuando se pierde el orden, todo se desmantela.

Los celestes perdieron ante Colombia, que fue superior en la primera parte. Por lo hecho en el complemento, Uruguay tuvo todo para empatar pero no pudo. Por eso da bronca perder así.

Primera fecha: comienzo con mal pie en la copa


Volver a Celeste Net