Make your own free website on Tripod.com

El hambre de gloria los impulsa

Uruguay: la clave del éxito no es ningún misterio

El hambre de gloria los impulsa

Los futbolistas celestes, con humidad y mucho trabajo como armas para cumplir el sueño de ser campeones, han hecho olvidar que llegaron a Paraguay con un solo partido de preparación

por Marcelo Decaux enviado a Paraguay (El Observador)

Cuando un equipo mezcla la falta de presión por obtener resultados con el hambre de gloria por alcanzar una meta soñada, y a eso agrega una conducción impecable, inteligente y coherente por parte de su técnico, suceden cosas increíbles. Porque por más confianza que tuviera el más uruguayo de los uruguayos en este conjunto de botijas, nadie, ni el más pintado, hubiera pensado que la selección nacional podría acceder a la final de la Copa América.

Y que quede claro: acá no se habla de falta de confianza en el rendimiento de los futbolistas uruguayos ni en el propio cuerpo técnico. Simplemente se va a los hechos, a los antecedentes que dicen que Uruguay practicó siete veces y jugó solamente un amistoso antes de venir a Asunción.

Matices de victoria

Uruguay tuvo un rendimiento parejo a lo largo de la Copa. Contó con futbolistas que dieron todo y más de ellos para obtener resultados positivos y con otros que dieron más de lo que se esperaba.

Este equipo uruguayo presenta puntos de concordancia con la historia del fútbol celeste: no tiene figuras descollantes, pero basa su juego en una férrea defensa ­casi siempre bien parada­ y tiene un volante central recién recibido, pero que parece que tuviera más de 10 años en la selección: Andrés Fleurquin.

Ese equilibrio que logró este conjunto entre la media cancha y la defensa fue relevante para llegar adonde lo hizo. El timming preciso, la fuerza bien entendida, el despliegue físico y táctico de Fleurquin, Pablo García y los cuatro del fondo, es un punto alto de esta celeste. Allí Uruguay basó gran parte de su juego.

Claro que también debió contar con el invalorable aporte futbolístico de Fabián Coelho en la gestación y la llegada de Zalayeta en la concreción.

En el arco, la figura. Fabián Carini posee carpeta de arquero y ya tiene un lugar en el futuro uruguayo.

Esos son los matices de las victorias obtenidas hasta el momento, ya sea en los 90 minutos o por penales.

Queda claro que este equipo dejó de lado la riqueza técnica por el despliegue táctico, por la inteligencia de jugar con y sin pelota y no amilanarse ante el rival con mejores nombres.

La fibra combativa fue otro punto en favor de los dirigidos por Púa, alguien que apuesta a la autoestima del jugador y gana. Estos muchachos cuentan con una buena cuota de vigor espiritual y temperamento para afrontar las difíciles.

Con todos esos aportes anímicos, físicos y sobre todo futbolísticos, Uruguay llegó a la final. Nadie le regaló nada. Todos quisieron llegar hasta donde lo hicieron los celestes. Pero el que va a jugar es el equipo de Púa.

Todo gran equipo está sustentado por un estado de ánimo y el de la selección nacional es óptimo. Por allí también se gana confianza.

El futuro

Se sabe que Pablo García no podrá jugar la final. Es un hombre fundamental para recuperar la pelota y proyectarse en ofensiva con criterio. Es probable que Líber Vespa lo sustituya el domingo pese a que no cuenta con las mismas características de juego. El Indio tiene su importancia para hacerse del balón.

La otra duda que tiene Víctor Púa es arriba. Diego Alonso puede sustituir a Gabriel Alvez, ya que el máximo anotador del Apertura no encontró su fútbol ni el gol.

Estos días que quedan serán fundamentales para que el técnico aclare el panorama. Uruguay espera tranquilo y no importa el nombre del rival. Siempre sale a dar lucha.

Cada jugador se aseguró US$ 14.000

Los jugadores celestes ya tienen asegurado un premio de US$ 14 mil cada uno por haber accedido a la final de la Copa América.

El acuerdo fue firmado por el presidente de la Mutual Uruguaya de Futbolistas Profesionales, Fernando Silva, los propios futbolistas y el contador general de la AUF, Ricardo Rodríguez.

En tanto, en caso de que Uruguay se corone campeón de América el domingo, cada futbolista percibirá US$ 16 mil.

Si la Copa es ganada por los celestes seguramente el pueblo uruguayo trasnochará el domingo, pues el plantel arribará al aeropuerto de Carrasco a la hora 0.30 del lunes. Daniel Pastorini y Juan José Perazzo, quienes están al frente del grupo, dialogaron con el cuerpo técnico y decidieron que la delegación emprenderá el regreso a la hora 22 de Paraguay (23 de Uruguay).

Triunfo ante Luqueño

Los jugadores que no fueron titulares frente a Chile el pasado martes derrotaron ayer 1-0 a Sportivo Luqueño en el estadio Feliciano Cáceres, de Luque, con gol de Antonio Pacheco.

La práctica duró sólo 40 minutos y los celestes formaron con Núñez; Pilipauskas, Pumar, López, Guigou; Podestá, Romero, Vespa, Callejas; Pacheco y Alonso.

La intención del técnico Púa fue darle fútbol a estos jugadores ya que, salvo algunas excepciones, han jugado muy poco desde el arribo a Paraguay.

El hambre de gloria los impulsa


Volver a Celeste Net